1361259

Síguenos

El mondioring se fusiona con Sheyla

Sheyla

 

Uno de los mejores concursos de esta disciplina canina se viste de gala y celebra una década de pasión en homenaje a la adiestradora formada en los guardianes de jean paul correa y fallecida ahora hace once años. El X Trofeo Sheyla, concurso de mondioring que organiza la escuela Los Guardianes en Olesa de Montserrat, se celebra este año bajo el tema “fusión”. Una unión de los nueve anteriores, que quiere, un año más, homenajear a Sheyla, la alumna estandarte de este centro canino que falleció en junio de 2008, un mes después de diplomarse de las manos de Jean Paul Correa. 

En el concurso de Mondioring podremos ver la obediencia, agilidad y defensa de perros de élite, trabajando con gran disciplina y deportividad. Habrá tes de sociabilidad y pruebas del Grado I, II, y II.
Según señala Marga Dernoncourt de Los Guardianes a LADRIDOS, el primer año, en 2009, el tema del evento y del decorado fue las estrellas “porque hay una estrella en el cielo que se llama Sheyla”. En los siguientes años el concurso se celebró en torno a los planetas, el firmamento, Egipto, la Feria de Abril, Halloween, el mundo militar... “Este año en el décimo trofeo hacemos una fusión de toda la decoración, recopilamos las decoraciones de años anteriores. Un rincón en la pista será de Egipto, otro será de Halloween, otro de los planetas, otro de la Feria de Abril, otro del firmamento, en definitiva de todos los anteriores”.
Según Marga, el Trofeo Sheyla se celebrará siempre en Los Guardianes, “da igual que pase un año o diez o veinte, esta estrella siempre está entre nosotros”. “Posiblemente este evento es el mejor concurso del año en cuanto a la decoración de la pista y al espectáculo canino y sorpresas en el intermedio”, matiza.
Además de un gran espectáculo canino con grandes perros que será juzgado por Antonio Bizarro, el evento, que se desarrolla durante todo el fin de semana, incluirá actuaciones entre prueba y prueba.

Su pasión, los perros
Aún con 16 años dejó los estudios oficiales atrás y luchó por su pasión: ser adiestradora canina. Su madre no dudó en contactar con una escuela que entonces no tenía rival: Los Guardianes de Jean Paul Correa. En abril de 2008 Sheyla desbordaba entusiasmo y emoción cuando comenzaron las dos semanas intensivas que duran los cursos en Los Guardianes. Derrochaba pasión, se entregaba como ningún otro alumno lo había hecho del millar que ya había pasado por las manos de Correa. Demostraba una habilidad especial para los perros a pesar de que una fuerte gripe apenas le permitía estar en pie. Según relata Marga de Los Guardianes a LADRIDOS, no había forma de convercerla de que marchase a casa y volviese al curso de mayo. Finalmente la salud pudo con ella y, aunque no marchó casi hasta el final, no pudo completar todas las enseñanzas y volvió al curso de mayo.
Su sueño ya era realidad. Su formación iba por el camino que tantó imaginó desde pequeña. Con su compañera Rhut disfrutaron las dos semanas, había complicidad entre ellas, y especialmente con el malinois con el que trabajó Paco, era como su niño. Consiguió su título y lo celebró a lo grande, lo disfrutó como si en el fondo de su corazón supiese que algo iba a terminar.
Eran los diez años de la escuela de Los Guadianes y sus propietarios decidieron hacer un curso especial de olfato impartido por bomberos y policías de Francia con el juez Philip Lemon. Un curso programado para el 15 de junio de 2008, gratuito para todos los alumnos que habían pasado por este centro en sus diez años de existencia. Sheyla fue una de las primeras en apuntarse.


Con todo en marcha, la huelga salvaje de camiones paralizó el país, los problemas de abastecimiento de gasolina o comida obligaron a suspender el evento.
Sheyla salió aquella noche de marcha con unos amigos en un coche cuyo conductor se comió una rotonda y su vida se escondió bajo el viejo amasijo de hierros. Entre cristales rotos y manchas de sangre en el asfalto una estrella consiguió escapar y volar entre unos planetas que conjuran y se alinean en el concurso de mondioring que cada año recuerda a una alumna que se ha convertido en estandarte de una escuela por la que han pasado más de dos mil alumnos.
Una estrella que empuja y acompaña a todos los alumnos, que enseña juego, pasión y coraje (los principios de Los Guardianes) envueltos en la luz de Sheyla.

Pin It
 

Síguenos