1617303

Síguenos

El perro, el mejor agente 007

Agente007

 

La falta de pruebas concluyentes presentadas en un proceso judicial es en muchas situaciones el principal hándicap que tienen jueces y magistrados a la hora de dictar una sentencia penal con las necesarias evidencias que exige la Ley de Enjuiciamiento Criminal, que admite los siguientes medios de pueba: confesión del procesado, examen de los testigos, el cuerpo del delito, la inspección ocular, la prueba documental y la prueba pericial. 

La ciencia forense ha dado pasos de gigantes. La utilización del ADN como prueba pericial en procesos criminales consiste en el estudio de la variabilidad genética humana aplicada a la resolución de procesos criminales, mediante el análisis de vestigios biológicos encontrados en el lugar de los hechos y su comparación con los perfiles genéticos de los posibles implicados.

  

Pero en muchos delitos de especial gravedad, como violaciones, asesinatos o secuestros, a veces es difícil que los investigadores puedan recoger muestras de ADN de los criminales en el lugar de los hechos, ya que estos cada vez se guardan más de dejar el mínimo rastro de su presencia. Ahora hay un paso más que va camino de convertirse en pericial reconocida en los tribunales: los vestigios de olor dejados por los criminales y detectados por un perro entrenado para ello. Como explica en nuestras páginas el doctor Mario Rosillo, “la odorología forense constituye una técnica científica pericial forense que permite la identificación molecular del olor humano con caninos, sobre evidencias de la escena del crimen”. Su trabajo se basa en el olor que dejan las más de 400.000 células epiteliales que descama el hombre cada día. Por el momento es utilizada con grandes resultados en investigación policial y judicial en un alto número de países, que poco a poco va aumentando, pero falta el reconocimiento judicial pleno, que podría llegar este año de la mano de Argentina, país pionero en el desarrollo de la odorología forense, cuando se conozcan las conclusiones de un trabajo científico a punto de concluir.

 

Pin It