1638472

Síguenos

Aromas sintéticos: adiestrar sin riesgo

aromas

Los kits de aromas sintéticos o pseudoaromas para entrenamientos caninos se están imponiendo sobre todo en el trabajo con perros en países donde está prohibida la tenencia de narcóticos o explosivos. Los K-9 tienen que combatir cada vez más delincuencia organizada en el mundo de los narcos y detectar nuevas drogas sintéticas que aparecen constantemente. Varias empresas comercializan estos kits, cuyo uso en España es todavía muy limitado.

por M. ARAMBARRI

En México, El Arca crea diferentes aromas para entrenamiento de perros en detección de drogas, explosivos, búsqueda de cadáveres y ahora también de personas “tensas”. “Los más difíciles son los de explosivos, son muchos componentes y además muy bajitos de olor, es difícil de detectar”, indica a LADRIDOS, Javier Juárez Espinosa, director general y fundador de El Arca. La forma de crear estos productos químicos es a través de pruebas con perros. “Elaboramos aromas, entrenamos al perro y lo confirmamos con real. Cuando nos da positivo, esa medida es la que se usa para crear el aroma”.
La característica principal de los olores de El Arca es que no necesitan refrigeración para su conservación. Juárez Espinosa, que era oficial del Ejército mexicano, se decidió por crear este material porque “se utilizaban de otras marcas que necesitaban refrigeración, no se podía llevar en operaciones, se echaba a perder”.
ScentLogix, en EE UU, fundada por David Adebimpe, crea pseudoaromas basados en el “espectómetro canino, con grados de improntación, es decir, que el perro es capaz de detectar cualquier cantidad de material reduciendo al mínimo las alertas en falso”, indica Adebimpe a LADRIDOS.
Estos materiales olorosos artificiales tienen riesgo cero y son más seguros para el perro o para sus entrenadores al ser substancias químicas sin ningún principio activo. “Pensamos siempre en el perro de trabajo y en el entrenador es por esto que no son peligrosos y pueden ser utilizados, transportados y almacenados en formas que para cualquier sustancia real sería imposible”, matiza el fundador de ScentLogix.
En su sede en USA producen aromas desde de todo tipo de narcóticos o drogas sintéticas hasta de moho, restos biológicos, chinches de camas o de explosivos.
Desde México, El Arca importa a países de Sudamérica y también de Europa, como Holanda, Francia o España. Sus clientes son instituciones o entrenadores caninos. En concreto en nuestro país uno de sus clientes ha sido la UME, la Unidad Militar de Emergencias. Al año vende unos 250 kilos de aromas sintéticos en una cantidad mínima de unos 100 gramos que por 1.700 pesos mexicanos (73 euros) da para entrenar 10 o 12 perros unos seis meses.
ScentLogix suministra a varias instituciones en países como EE UU, Reino Unido, Brasil, Australia, Francia, Canadá, Holanda, Finlandia, Suiza, India, China, Guatemala, México, Panamá, Colombia, Arabia Saudí o Turquía.
La mayor demanda de El Arca son los aromas sintéticos de narcóticos. “En México está prohibido trabajar con materiales reales porque la posesión de un narcótico viene siendo un delito. Instituciones como el Ejército o la Policía tienen que predicar con el ejemplo y no pueden tener narcóticos para trabajar con los perros”, matiza.
En España apenas se usan estas sustancias. Según indica a LADRIDOS Marcos Fernández Aparicio de Etocán, experto en odorología forense, “todo el mundo trabaja con sustancia real, porque no está científicamente probado su efectividad. Un buen estudio tenía que estar realizado con 10 perros de la misma raza, 5 machos y 5 hembras. Hasta ahora nadie lo hizo. Donde se usa es por problemas legales, porque está prohibido en sus países utilizar real”.
También el policía nacional y guía canino Blas Palma, experto en detección de explosivos y autor del libro: “Perros de búsqueda, la huella de la vida”, se muestra reacio a este tipo de material: “Se parecen. Pero no es igual. Siempre da la misma cantidad de olor, no huele igual un gramo que un kilo. El perro tiene que aprender a oler distintas cantidades del mismo aroma, si lo acostumbras a un gramo cuando pongas el kilo se satura de olor. No soy partidario de utilizar este material, salvo excepciones. No puedes ir a un colegio por ejemplo a hacer una exhibición y llevar droga, para eso viene muy bien”, indica en declaraciones a LADRIDOS el policia nacional

Pin It