1622818

Síguenos

Fuera golpes con el bastón acolchado en IPO

¿Victoria de los animalistas?

GolpesBaston 

La FCI ha aprobado el cambio en la normativa IPO en las pruebas para perros de utilidad y ya no se permite desde el 1 de enero de 2017 golpear con el bastón acolchado al perro, quedando esta herramienta solamente como instrumento amenazador. Un cambio que ha creado controversia entre los profesionales del sector, ya que desde algunos ámbitos se ve como una victoria sin tregua de los animalistas. 

Por Carlos XESTAL

En la normativa IPO de 2012, que es la que está en vigor, se señalan dos objetivos para estas pruebas: “por un lado, con el fin de que el ejemplar pueda participar en Pruebas, se tiene que comprobar si es apto para cumplir sus objetivos de utilidad. Por otro lado, las Pruebas tienen que aportar que la salud y las capacidades del Perro se transmiten de generación en generación e incluso se mejoren. Además, las Pruebas sirven para mantener y favorecer la salud y la resistencia del perro”.

A partir de este objetivo general, y oyendo reivindicaciones de asociaciones extremas en defensa del bienestar del animal, la FCI ha emitido un escueto comunicado en el que señala que “ya no se autorizará pegar al perro con el bastón acolchado en los Campeonatos Mundiales de la FCI para Perros de Utilidad: el uso del bastón flexible sólo está permitido para amenazar al perro

En el reglamento actual se indica que: “la fortaleza mental de un perro de utilidad/protección se mide ante la agresión del figurante con un bastón acolchado. No se trata en ningún momento de infligir dolor al perro, sino de comprobar su valor ante la agresión y manipulación”. Por este motivo, en la disciplina C de las pruebas IPO-ZTP, en concreto en la segunda parte de acometer al perro durante el movimiento la normativa indica que “El Perro tiene que rechazar la acción del Ayudante sin vacilación mediante un mordido fuerte y enérgica en la manga. El Perro sólo puede interceptar al Ayudante por la manga. Cuando el Perro le haya interceptado, recibe dos golpes con el bastón acolchado. Sólo se permiten los golpes en la espalda y en la región de la cruz”.

Desde el uno de enero el bastón flexible en competición solo está autorizado para amenazar al perro

Esta parte del reglamento, que es la que se modifica desde el uno de enero, ya ha recibido las criticas de personalidades del mundo del perro, como el analista de genética cuantitativa canina, Javier Felipe Rodriguez Luna, quien en un artículo bajo el título “¿Es inhumano aplicar un varazo al perro?”  de forma contundente se lamenta de este cambio de normativa, centrando sus críticas en el Pastor Alemán, raza con la que trabaja.

Para empezar Javier Felipe llama de forma irónica “delincuente” al figurante, que es quien hasta ahora “aplica un par de varazos al perro” y analiza que la medida ha sido tomada en un comité  “donde seguro se han evaluado los aspectos políticos de que la FCI tenga perros de protección que reciben dos varazos, y que luego, inevitablemente, terminará analizando el por qué tenemos perros de protección en pleno siglo XXI, o el por qué la FCI los tiene y como esto afecta la imagen de la FCI ante la sociedad”

Según este analista un perro de protección recibe un varazo “para probar su temple, su fortaleza, sus arrestos, y a pesar de este varazo mantiene su autocontrol, y en cuanto escuche la orden, dejará la agresión, a pesar de haber sido agredido con el varazo”.

De esta forma es un perro estable que tiene que ser resistente a la adversidad si es que va a ser perro de búsqueda y rescate, o perro guía de ciegos, no vaya a ser que suena un petardo, o el motor de un carro y el perro se asusta o tiene nervios débiles, añade Rodríguez Luna, quien matiza que el Pastor Alemán en todas sus ocupaciones, hasta como mascota de casa, necesita tener estabilidad, ser analítico, entrenable, duro y resistente, obediente y atento al amo... todo eso y mucho más estaba demostrándose con el varzo que no va solo, sino que forma parte de una secuencia donde, como digo, es notorio, y remarcable, la obediencia de un perro que suelta a la primera orden luego de saber que el figurante que está frente a él es un agresor”.

Los expertos afirman que un perro que no está firme ante la adversividad no es un perro estable

Y finaliza de forma tajante afirmando que “un Pastor Alemán que no puede recibir un par de varazos, enfrentar a un figurante, mantenerse sereno ante la adversidad, seguir atento a las órdenes del amo, no puede ser un perro estable, es demasiado sensible, y no lo puedo usar como reproductor de perros pastores alemanes en ninguna especialidad de trabajo: ni como guía de ciegos, ni como perro de terapia, ni como perro de búsqueda.  Mucho menos como perro de pastoreo”. La polémica está servida.

 

 

Pin It