1617219

Síguenos

Los perros van al cole
cole

En Alemania o Suiza los perros tienen que ir a la escuela para saber comportarse en sociedad. Además, en ambos países, aunque en Suiza cada cantón tiene potestad para marcar o no la obligatoriedad, todo ciudadano que quiera tener un can debe hacer un curso de adiestramiento subvencionado en parte por las autoridades. Holanda incluye la educación canina en el sistema público de enseñanza para que llegue a todos los niños. 

Por Emer IGLESIAS

"Todo perro necesita una disciplina”. Así comienza una circular que desde hace tres años reparten las autoridades suizas entre sus habitantes para que sepan cómo cuidar a los perros en el caso de que sean propietarios de uno, o en el de qué, y aquí hace más hincapié, estén pensando en hacerse con un can. Una circular de cuatro folios que no deja lugar a dudas: el perro debe aprender a caminar al ritmo del dueño; a obedecer a las órdenes básicas; a no abalanzarse sobre las personas; a no tirar de la correa; a no gruñir… entre otras cosas.  

Suiza, donde los perros cuentan con un buen reconocimiento social,  tiene una de las leyes más completas en protección animal que acaba de ser modificada a petición del Parlamento dejando autonomía a sus  23 cantones sobre la obligatoriedad o no de diferentes aspectos de la Ley. Así, toda persona que por primera vez es dueña de un perro -de cualquier raza- debe hacer, en principio, un curso teórico y otro práctico, Sachkundennachweis. Y cada vez que tenga nuevo perro, éste debe ir a la escuela. Aunque el Consejo Federal decidió abolir dicha obligación en su última reunión, no parece que nada vaya a cambiar en el país alpino, ya que los cantones aún podrán obligar a los dueños de perros a realizar los cursos de entrenamiento a través de su legislación cantonal sobre animales. Varios de ellos, como Zurich y Berna, los dos más poblados, ya indicaron que no tienen intención de modificar sus normas. La legislación suiza parte de la premisa de que “el origen de los comportamientos incorrectos se encuentra casi siempre en el dueño y no en el perro”. Por ese motivo, todo propietario debe hacer obligatoriamente el curso teórico y práctico que tiene como objetivo principal enseñar al humano a comunicar con el perro, y sobre todo, a hacerse respetar. El precio varía del cantón en que se haga, pero suelo rondar por los 180-200 francos suizos.

Los cursos de adiestramiento básico se realizan en las denominadas “escuelas para perros”, a la que todo perro debe asistir obligatoriamente. Allí aprende fundamentalmente sociabilización y obediencia básica. 

Otro país que regula la formación de los perros es Alemania, donde hay todo un sistema educativo para los canes. Desde muy cachorros pueden ir a la  guardería de forma voluntaria y según van creciendo, al colegio, denominado Hundeschule. Esta etapa es obligatoria para los canes que habiten en Alemania, ya que en el país germano todos los ciudadanos dan por hecho que los perros son parte de la comunidad y deben estar correctamente educados.  Es una educación canina en etapas, de tal forma que van haciendo exámenes y sacándose  títulos, incluso pueden llegar a ser “licenciados”. 

Holanda es el primer país europeo sin perros callejeros gracias a su sistema educativo

Todos los perros que habiten en Alemania de forma fija, o en periodos de más de tres meses, deben pasar obligatoriamente una prueba de comportamiento. Para “aprobar” deben saber entre otras cosas: sentarse, tumbarse, soltar la pelota o cualquier otro objeto, acudir a nuestra llamada, no escaparse, no gruñir a otros perros, no tirar de la correa, no hacer sus necesidades en sitios inapropiados… Si no “aprueba” el examen debe seguir en la escuela hasta que esté totalmente formado. En este país europeo también se parte de la premisa de que si un perro no sabe comportarse es por culpa inequívocamente de su dueño, que no supo educarlo adecuadamente. 

GrafNumeroPerros

Pero no sólo el perro debe formarse, también los ciudadanos deben certificar que han recibido la formación adecuada para poder tener un perro, para lo que es necesario estudiar piscología canina. Los cursos de adiestramiento  para propietarios son subvencionados por los ayuntamientos, y aunque depende de cada autoridad municipal, suelen tener un coste reducido  que oscila entre los 100 o los 200€, frente a los mil o dos mil euros que cobran las entidades  privadas en España. Cada municipio alemán los convoca dos veces al año, y todos los propietarios o quien esté pensando en serlo, los suelen hacer. Una vez superado se recibe un certificado, necesario para registrar a cualquier can en Alemania.

Alemania tiene guarderías y colegios para perros donde pueden hasta "licenciarse"

Un tercer país europeo preocupado por la educación de sus perros es Holanda. En los Países Bajos se ha producido un cambio de mentalidad muy fuerte en los últimos tiempos. Los animales son concebidos como seres que al igual que las personas sienten y padecen, y aunque no es obligatorio llevar a los perros a ninguna escuela como tienen que hacer sus vecinos alemanes, la formación se centra en los colegios, donde dentro de la enseñanza obligatoria hay programas y contenidos destinados a enseñar a los niños cómo respetar, cuidar y educar a sus mascotas. Estos programas son un éxito tanto de la Dierenbescherming (Agencia de protección animal holandesa) como de la Hondenbescherming (Agencia de protección canina holandesa), que desde el siglo XX trabajan incansablemente por el bienestar de los perros. A nivel gubernamental también están muy concienciados, por lo que desde 2011 existe un cuerpo de Policía especial, los ‘Animal Cops’, que velan por su protección y seguridad. Todo esto ha llevado a declarar a Holanda como el primer país europeo sin perros callejeros o abandonados, según el informe de Dogresearch, una plataforma que busca apoyo para las organizaciones de bienestar animal.

En España un estudio de la Fundación Affinity indica que en nuestro país se abandona un animal cada cuatro minutos y que la excusa más utilizada es “los problemas de comportamiento y de adaptación”, lo que se solucionaría con una buena formación lejos de precios desorbitados a disposición de los propietarios de perros.

Pin It