1623031

Síguenos

Mushing: la fusión entre el hombre y el perro

Mushing

La Idtarod, es la carrera por excelencia del  mushing

Los perros que tiran de trineos son los perros más antiguos de trabajo que se conocen. Hace más de 4.000 años había cánidos que se usaban para tirar de cargas sobre la nieve y que fueron fundamentales para la supervivencia de tribus que habitaban en zonas con una climatología hostil y extrema, fundamentalmente de Alaska. Hoy día el mushing es una actividad deportiva con problemas de financiación para sus participantes.  

Por C. REDONDO / M. ARAMBARRI

Los trabajos de los perros nórdicos fueron cambiando adaptándose a las necesidades humanas, primero en tareas de transporte y comunicación, posteriormente de exploración y descubrimiento y ya en nuestros días esta práctica se circunscribe al esparcimiento y al deporte, cuya competición regula en España la Federación de Deportes de Invierno.

La primera carrera propiamente dicha de trineos tirados por perros se produjo en 1925 en las tierras de Alaska, por pura necesidad. Una fuerte epidemia de difteria invadió la ciudad de Nome. La gente moría por segundos y era necesario abastecer a la localidad de un suero que no tenían. La climatología evitaba cualquier sistema de envío, excepto los trineos tirados por perros. El musher Gunnar Kaasen no lo dudó y recorrió 1.600 km con sus 13 perros en busca de las tres mil dosis de medicinas. Se le bautizó como el “musher salvador”

Años después se instauró la mítica carrera “La Iditarod”, un recorrido de 1.150 millas duante 17 días de competición que comienza en Anchorage y finaliza en Nome, pasando por las montañas salvajes de Alaska con grandes desniveles, ríos helados, densos bosques, costas con temperaturas muy por debajo de cero, y largos recorrido nocturnos en plena oscuridad. Esta prueba se realiza todos los años y es el sueño de cualquier musher de larga distancia. Para participar en ella es necesario llevar un mínimo de 16 perros. Buena parte de los corredores no culminan el recorrido. Es una especie de Paris Dakar en el mundo de las motos, pero bajo cero y sin ningún tipo de motor ni apoyo. En Europa, Suiza, en 1965, fue el país pionero en este tipo de competiciones, que rápidamente se extendieron por el continente.

Los mushers forman un equipo indisoluble con sus perros, como una familia que trabaja al unísono

La característica que hace única esta competición es la simbiosis necesaria entre el perro y el musher, de tal forma que sin esa fusión es imposible participar. Los perros, que tienen que tener una gran fortaleza, tienen que ser considerados por su guía como un equipo indisoluble, como una familia que trabaja al unísono. Según Joserra Lebrón, que ha llegado a ser subcampeón del mundo de Mushing, y hace pocas fechas se proclamó campeón de España en la modalidad de sprint en tierra, es imprescindible una cantidad ingente de horas de trabajo para lograr “que el equipo sea eso, un equipo que se compenetre al máximo”. Para ello es fundamental conocer el carácter de cada perro y saber así en cada momento sus reacciones, su estado de ánimo. “Para mí es fundamental ese vínculo y es lo más bonito del mushing, o de mi mushing, mejor dicho”, indicó Lebrón a “Jacetania Express”.

Este deporte ha desarrollado muchas modalidades, sobre todo adaptándose a las condiciones climatológicas de los diferentes lugares donde se practica. En la actualidad hay dos modalidades: de tierra y de nieve, y ya no es fundamental que los perros tiren de un trineo como lo hacen en Alaska en grandes distancias. Incluso los perros ya no tienen que ser nórdicos en exclusiva, cualquier raza sirve, sobre todo para la modalidad de canicross, muy en auge los últimos años, donde un corredor participa en una carrera junto a su can que le ayuda a coger más velocidad. Es un deporte a medio camino entre el atletismo y el mushing que apenas necesita inversión, a diferencia de las competiciones de trineos con nórdicos que están al alcance de pocos ya que es difícil encontrar un pratocinador.

En la actualidad en España hay diferentes categorías de mushing, cada una de ellas con modalidades diferentes. Desde el trineo tirado por 4, 6, 8 o 12 perros, de cualquier raza o nórdicos, hasta el canicross de hombres, mujeres, veteranos y junior, pasando por el patín o carro sin cadena tirado por dos o cuatro perros, y la bicicleta con cadena o pedales tirada por uno o dos perros. Una gran variedad, pero en todas las categorías es  básica la fusión del perro con su dueño.

Durante años existió un carrera de trineos de largos recorridos por los Pirineos, denominada Pirena, en la que llegaron a participar hasta corredores de 20 países diferentes que tenían que atravesar los Pirineos de Este a Oeste durante 15 días. La falta de financiación hizo caer esta competición que los mushers españoles quieren rescatar. 

www.rfedi.es/mushing

Pin It