1622871

Síguenos

Veterinarios bajo cero

 Bajocero

Con la naturaleza como paisaje de fondo, el trabajo del veterinario a bajas temperaturas, con ventisca a veces o nevando otras, se ocupa de la salud y bienestar de los perros que participan en competiciones de trineo, algunas de las cuales recorren largas distancias por superficies nevadas, como las míticas Yukon Quest y, como no, la Iditarod, carrera que fue tristemente conocida en España porque en ella se produjo el fallecimiento del naturalista Félix Rodríguez de la Fuente, en 1980, en un accidente de avión, cuando realizaba un reportaje de la misma. 

Por Mila BENITO, Doctora en Veterinaria y responsable del Servicio de Medicina Deportiva Canina de la Universidad CEU Cardenal Herrera y responsable de la salud de los equipos españoles que participan en las altas competiciones internacionales 

Y es así como, en paisajes, en ocasiones abruptos, pero siempre maravillosos, llevan a cabo su trabajo algunos, pocos, veterinarios que no sólo se ocupan del bienestar de los perros de trineo durante las competiciones, sino también en periodos de descanso y entrenamientos, con el fin de controlar cualquier problema que pudiera surgir en estos perros, considerados verdaderos atletas de élite.

En España, veterinarios de renombre internacional como Jaime Martínez Sallés (veterinario de la mítica carrera de trineos española Pirena) y Mónica Pacheco Durán, han llevado la Veterinaria española a la alta competición canina a nivel mundial en el deporte del mushing, disciplina que, en España, se encuentra en la actualidad incluida dentro de la Real Federación Española de Deportes de Invierno, donde encontramos mushers con excelentes resultados en competiciones internacionales. 

Surge así la necesidad de crear una formación específica para veterinarios dedicados a esta actividad deportiva. En la Universidad CEU Cardenal Herrera, la profesora Milagros Benito Hernández, veterinaria especializada en medicina deportiva y rehabilitación veterinaria, y responsable del Servicio de Alto Rendimiento Canino del Hospital Veterinario CEU, en Alfara del Patriarca (Valencia), se encarga de impartir esta formación.

(Participación de la profesora en la Jornada de Introducción al Mundo de la Veterinaria aplicada al perro de deporte organizada por la Universidad CEU Cardenal Herrera de Valencia)

¿Cómo se forman los futuros veterinarios en una especialidad que se vuelve cada vez más exigente?

-(M.B.) En primer lugar, este trabajo no está hecho para todos, hace falta estar hecho de una “madera” especial y sólo es posible realizarlo si se tiene una fuerte motivación. Por tanto, no es sólo cuestión de formar a nuestros alumnos en cuestiones técnicas, sino que es necesario complementarlo con una toma de contacto práctica para, de una forma suave, adaptarles a lo que luego será el medio de trabajo real. Estamos en contacto con clubs de mushing, para que un grupo de alumnos, siempre dirigido por un veterinario, socio de la Asociación Internacional de Veterinarios Especialistas en Perros de Trineo, pueda llevar a cabo las tareas habituales que un veterinario realiza en competiciones de mushing.

-¿Y cuáles son las funciones que realizan en estas salidas?

-(MB) En primer lugar, antes de entrar en prácticas durante competición, tienen que tener conocimientos sobre la cría y nutrición de los perros, cómo y dónde viven y sobre todo deben abrir la puerta de los kennels y entrar en contacto con los perros. Los alumnos se sorprenden de lo afables que son, puesto que son perros mayoritariamente amables y extremadamente equilibrados, que rara vez tienen problemas de comportamiento. No olvidemos que son atletas, llevan a cabo entrenamientos programados y adaptados a los objetivos de carrera. Eso es lo primero que estos alumnos deben aprender: el deporte en estos perros tiene efectos enormemente positivos. Nuestra tarea es, como en medicina deportiva humana, conseguir un buen rendimiento pero velando siempre por la salud del animal, evitando sobreentrenamientos. 

-Una vez que llevan a cabo este primer contacto, ¿qué actividad hacéis?

-(MB) Una vez hecho este primer contacto, hacemos un “bautismo de mushing”. En la última ocasión, contamos con el equipo de un musher valenciano, José Luis García, que permitió a los alumnos coger un cart y hacer un recorrido con 6 perros por la montaña. Para ello, tuvimos que esperar a que anocheciera para que bajaran las temperaturas y terminamos a las dos de la madrugada. A las seis de la mañana teníamos que estar en pie, para el siguiente entrenamiento del resto de los perros. Muchos no son conscientes de que el musher debe realizar 3-5 entrenamientos a la semana con los perros y es un trabajo 365 sobre 365. No hay descanso. Requiere una alta forma física y es un deporte enormemente exigente. Es fundamental la búsqueda de bajas temperaturas para que el perro corra de forma adecuada. No olvidemos que, una temperatura ideal para ellos puede ser 16 grados bajo cero. De ahí la búsqueda de las bajas temperaturas para sus entrenamientos y competiciones.

-¿Qué razas son las que podemos ver en estas competiciones de trineo?

-(MB) Precisamente son perros de razas que, si no pudieran realizar este deporte, sufrirían posiblemente de frustración. Por eso, un entrenamiento bien dirigido, es enormemente satisfactorio para estos perros. Originalmente eran perros nórdicos, huskies sobre todo, pero por su rapidez y por su alta capacidad de adaptación al deporte, se han impuesto otras razas o cruces con perros de caza. Hoy en día, la diferencia es tan evidente, que los perros nórdicos deben ir en una categoría especial.

- ¿Qué categorías existen?

-(MB) En primer lugar, el mushing consiste en deslizarse sobre el hielo o la nieve pero aquí, en España, se practica también en modalidad dryland, que significa que se practica sobre la tierra, es decir, sobre ruedas.  Por lo tanto, existen diferentes categorías: trineo, pulka, skijoring, cart, scooter, bikejoring y canicross, en diferentes distancias. 

-¿Qué cuidados requieren los perros que se dedican a este deporte?

-(MB) Estos perros, que son minoría en España, pertenecen a mushers comprometidos y muy cuidadosos con sus perros. Una buena parte de ellos viven en medio natural, en perreras adaptadas. En nuestra Comunidad, sin embargo, donde tenemos dos campeones de España y uno de Europa en su modalidad, tenemos que tener más cuidado con las altas temperaturas y por eso están más protegidos para controlar el impacto que pueda hacerles el sol en época de descanso durante el verano. Su nutrición es muy exigente, no olvides que son atletas, y son perros que, desde que nacen, tienes que tener un gran cuidado con los aportes de proteínas y de calcio. Suelen ser bracos o cruces, todos de más de 25 kg en edad adulta, y para que tengan un buen crecimiento óseo y muscular reciben una nutrición adaptada, que cambia a lo largo de la temporada, ya que en época de carrera y en la nieve, pueden llegar a necesitar 10.000 kcal diarias. O sea, más que un ciclista en el Tour de France. Con respecto a las medidas preventivas, en España y la mayor parte de competiciones en el extranjero, requieren que cada perro lleve un examen completo de su veterinario, que se responsabilizará de que ese perro está apto para la carrera. Eso conlleva que se le haya hecho todo el proceso de desparasitación, controles sanguíneos o cualquier otra prueba complementaria que se requiera en cada perro. Además, todos deben llevar una vacuna especial requerida en toda competición (tos de las perreras por Bordetella bronchiseptica). Es decir, que los tres puntos clave de sus cuidados pasan por un exquisito control preventivo de enfermedades infecciosas o parasitarias, por una nutrición completa y por un entrenamiento riguroso adaptado a los objetivos del equipo de mushing.

-¿Cuáles son las claves de la formación para los veterinarios especializados en mushing?

-(MB) Para nosotros, en el Servicio de Alto Rendimiento Canino del CEU, la formación de los futuros veterinarios de la nieve pasa, en primer lugar, por la filosofía del mushing, que consiste en la pasión por la naturaleza y la búsqueda del bienestar animal.  Damos los conocimientos técnicos pero nuestro objetivo final va más allá: es conseguir que veterinarios bien experimentados, con una fuerte voluntad y espíritu de sacrificio, sean capaces de ayudar a los mushers y a sus perros. Capacidad de esfuerzo físico y una fuerte resiliencia son las claves para nuestros futuros veterinarios en el mushing. 

www.uchceu.es/directorio/mbenito

Pin It