1619471

Síguenos

El chow chow, una raza

propensa al cáncer de estómago

 

chowchow

 

 

Aunque el cáncer de estómago no está considerado como un tumor común en los perros se ha detectado que esta enfermedad ha aumentado los últimos años en ejemplares de la raza chow chow. Un tratamiento agresivo con cirugía y quimioterapia consigue una pervivencia de hasta tres años, aunque tras el diagnóstico, más del 95% se sacrifica.

Por Carlos XESTAL

 

Síguenos

Un estudio publicado en The Canadian Veterinary Journal /La Revue Veterinaire Canadienne en abril, realizado por investigadores de diferentes universidades, detecta un aumento en el riesgo de carcinoma gástrico en la raza chow chow. Tras la revisión de la amplia base de datos médico veterinaria (VMDB) observan que del total de chow chow diagnosticados, en 106 de ellos los signos comenzaron unas tres semanas antes de detectarles el tumor.

Los síntomas clínicos más comunes iniciales para este tipo de cáncer maligno en los canes son vómitos, pérdida de apetito o diarrea.

Una vez confirmado el carcinoma gástrico, la mayoría de estos canes, más del 95%, fueron sacrificados sin recibir ningún tratamiento dentro de las dos semanas posteriores al diagnóstico, frente al 5% restante que recibió un tratamiento agresivo de cirugía y quimioterapia y sobrevivieron un tiempo considerablemente más largo entre 12 y 36 meses.

El equipo formado por los investigadores Amy M Koterbay, del Hospital Veterinario, Belfield, Dublin;  Sureshkumar Muthupalani y James G Fox del Instituto de Tecnología y Elizabeth A McNiel de la Universidad de Grafton,  los dos de Massachusetts, EE UU, señalan en su estudio que el cáncer de estómago que sufren los perros de la raza chow chow es similar, histológicamente,  al carcinoma  gástrico familiar en humanos. “Es un carcinoma de tipo difuso que se enriqueció en el anillo de sello y variantes mucinosas”, matizan.

 

Los tumores son una enfermedad que tememos tanto en humanos como en mascotas. Hoy día es una de las mayores amenazas para la salud, y aunque al recibir la noticia lo primero que se sufre es un shock por el miedo al futuro y los tratamientos invasivos que van a perjudicar seriamente la calidad de vida de la persona o del animal que lo padece, hay que ser conscientes de que lo mejor es actuar de inmediato, ya que el tiempo es oro.

Lo primero es esperar a que los servicios médicos confirmen si es un tumor benigno o maligno, ya que los tratamientos y la esperanza de vida son muy diferentes.

¿Hay tratamiento?

Desde el Instituto Veterinario de Oncología Comparada (IVOC), recuerdan que el tratamiento del cáncer es una realidad en casi todos los tumores detectados en perros. “Casi todos los animales con un diagnóstico de cáncer tienen la posibilidad de recibir tratamientos destinados a hacer frente a la enfermedad y / o mejorar y mantener su calidad de vida. El grado y la duración del beneficio del tratamiento depende de muchos factores, incluyendo el tipo de cáncer, el estadio del cáncer (es decir, la extensión de la enfermedad), las terapias disponibles que se usan para tratar el cáncer, y las características individuales del paciente”.

El hecho de que el cáncer en animales de compañía generalmente afecta a los de mayor edad genera dudas entre los propietarios acerca de si será posible operarlo o tratarlo. El IVOC matiza que precisamente es el hecho de que afecte a los mayores lo que hace que “la mayor parte de la información que tenemos con respecto a la eficacia y la tolerabilidad de los protocolos para tratar el cáncer en veterinaria ya tiene en cuenta el uso de estos tratamientos en poblaciones de animales de mayor edad”, lo que nos lleva a la afirmación anterior de que casi todos los tumores detectados tienen posibilidad de recibir tratamientos.

¿Por qué sale el cáncer?

Ana Lara García, presidenta de la Sociedad Europea de Oncología Veterinaria, indica que los avances en su campo y la consideración de las mascotas como miembros de la familia “han hecho que puedan vivir más tiempo, lo que se traduce a su vez en un aumento de la incidencia del cáncer”. De ahí que la oncología veterinaria “se haya convertido en una necesidad”. Donde primero recibió impulso y se decidió unirla a la medicina fue en EEUU, que ya cuenta con múltiples iniciativas.

Por su parte, según señala la veterinaria clínica de pequeños animales, María Bayón Piedrabuena, en webconsultas, “El origen de un tumor comienza cuando el material genético que contienen las células sufre una serie de mutaciones que inducen la multiplicación descontrolada de las mismas. Aún no se conocen con exactitud las causas que producen estas mutaciones, pero podría deberse a la exposición continuada a ciertos agentes carcinogénicos o inductores del cáncer. Algunos ejemplos son la exposición reiterada a radiaciones ionizantes (rayos x), ciertos elementos y compuestos químicos (plomo, hidrocarburos clorados), agentes biológicos (virus del papiloma) u hormonas (estrógenos)”

Además, matiza que “en algunos casos, parece estar implicada la herencia de genes alterados, lo que predispone a la aparición temprana de cáncer. Asimismo, es posible que algunas mutaciones se produzcan de forma espontánea o a causa de agentes carcinogénicos aún desconocidos”.

Otra cuestión es cuando existen otras enfermedades concurrentes como pueda ser, enfermedad renal, cardiaca o hepática En estos casos “se tendrán en cuenta antes de comenzar el tratamiento siendo evaluadas con detalle para determinar la mejor manera de actuar en cada caso”, concluye.

GuardianesJunio

Ensayos clínicos financiados

Algunas formas de tratamiento del cáncer para los animales de compañía son caros. Pero hay alternativas. En el ICOV tienen una lista de opciones de tratamiento que pueden ser económicamente asumibles por los dueños. Por ejemplo, los ensayos clínicos, disponibles a través del IVOC, implican terapias contra el cáncer que pueden financiarse parcial o totalmente por los mismos estudios. Gracias a las colaboraciones abiertas en el Instituto Veterinario de Oncología Comparada cuentan con múltiples estudios disponibles que son parcial o totalmente financiados. 

El chow chow en España

928 ejemplares de chow chow hay inscritos en la RSCE

6,15% ha disminuido esta raza el año pasado

Pin It