1638472

Síguenos

La nueva tendencia en bodas: incluir al perro

Bodas

En España se celebraron en el primer trimestre de 2017 un total de 68.769 matrimonios, un 6,8% menos que en el mismo periodo de 2016, según los últimos datos del INE. A pesar de que las bodas han decrecido en todas las comunidades, excepto en País Vasco, un 10.1% de los enlaces, según bodas.net, comienzan a ser diferentes: el perro es protagonista. Lleva los anillos, participa en la sesión de fotos, porta el cartel de “viene la novia”, recibe a los invitados, acompaña a los novios al altar, lleva el ramo… un sinfín de papeles que necesitan de una preparación acorde por parte de profesionales.

Por Emerre IGLESIAS

Cuando una pareja comienza a pensar en el día de su enlace, si tiene mascota, surge el primer problema: ¿Qué va a pasar con ella? Todos sus amigos de confianza y familia acudirán a la ceremonia, por lo que no encuentran bien con quien dejarla. Además, no están dispuestos a no compartir con su perro el día “más importante de sus vidas”. Aparecen los nervios. Optan porque les acompañe y tenga un papel relevante, pero ¿cómo organizarlo? ¿cómo evitar riesgos?

Ante estos dilemas la experta profesional en el mundo canino y también en el de eventos, Cris Lima, decidió montar una empresa que ofreciese estos servicios, “Yes We Pet”, pionera en España y especializada en la gestión y cuidados del perro en las bodas.

“Llevar un perro a una boda no es sencillo, no se trata de que nos acompañe y ya está. Todo tiene que estar muy bien organizado, hay que evitar que pueda estropear el día. Nosotros tenemos bastantes protocolos para todas las situaciones, todo está preparado, cuidado al más mínimo detalle”, indica Cris a LADRIDOS.

Lo primero que realiza Cris y su equipo es una visita previa a la casa de los novios donde está el perro. Se conoce al animal, se analiza su carácter, se estudia su perfil y “se busca su papel de acuerdo a su personalidad, asesoramos a los propietarios, es fundamental esta parte porque varía mucho de una boda a otra. La verdad es que cuando los novios nos descubren sienten un alivio muy grande”, matiza. En una segunda cita se programa el minuto a minuto de la boda, todo es muy personalizado. También se encargan, si hace falta, de los desplazamientos del can.

El papel de los perros en la boda es muy variado. Según una encuesta interna realizada por bodas.net, el portal más importante de las bodas a nivel internacional, y facilitada a LADRIDOS, el 62% incluyó al perro en el reportaje fotográfico; el 19,8% le hizo portador de las alianzas; el 3,5% de las flores y el 14,7% lo colocó en alguna otra función o simplemente como invitado. En lo que coinciden el cien por cien de los novios que acuden a Yes We Pet es que su can participe en la sesión de fotos. “Hay que preparar al fotógrafo, porque la mayoría no está acostumbrado a bodas con un perro”.

Portar las alianzas se puede hacer de tres maneras: que vaya sólo, que lo lleve un familiar o que lo lleve personal de la empresa. El primer caso, necesita preparación y la intervención de un profesional canino. “Como mínimo son unos tres meses, aunque algunos perros necesitarán más tiempo, tiene que estar muy adiestrado y muy educado, porque va a desarrollar una función muy específica en un ambiente con mucha gente”. Otras veces los novios quieren que el perro sea acompañado por algún miembro especial de la familia, como un niño, su madre, algún amigo íntimo… En este caso “nos reunimos con esta persona y le damos las pautas para guiarlo hasta la zona donde entreguen los anillos. Aquí son importantísimos los zapatos”. La última posibilidad es que el perro porte los anillos en compañía de un profesional de la empresa. “Esta opción es elegida por los dueños de aquellos canes que pueden tener problemas de conducta, con un experto se aseguran el éxito”.

Los propietarios de mascotas tienen que ser conscientes de que no todas las cosas que piden se pueden llegar a hacer. “Por ejemplo, el perro nunca debe estar suelto en una boda, aunque muchos novios lo piden porque aseguran que se porta muy bien, pero no es posible, siempre hay que velar por el bienestar del animal y porque todo salga perfecto”, indica la directora de Yes We Pet.

Otro “trabajo” elegido para los perros que acuden a la boda de sus dueños es que reciban y saluden a los invitados según van llegando. “Esto les gusta a muchos y a los perros también, sólo lo pueden hacer canes que sean muy sociables. Un 70% de los que nos contratan son dueños de perros muy sociables”.

La empresa lleva un año y medio en el mercado. En la temporada de bodas del pasado año, que comenzó en abril-mayo, asistieron a una treintena de enlaces acompañando a unos 40 perros, ya que en algunas bodas va más de un perro. Rocky, mestizo adoptado; Suri, bichón maltés; Pepa, boyero de berna; Murphy, mestizo adoptado o Faruk, American Stafford, son una pequeña muestra de ello. 

El protagonista de cuatro patas también puede ser fotógrafo. “Otro papel es grabar un vídeo con una cámara colocada en su arnés, a todos les encanta. Son imágenes diferente a las oficiales, son las que más comparten en sus redes sociales”.

Pin It