1641290

Síguenos

 

En solo cinco años

el mondioring se ha elevado

a "los altares del pueblo"

Mondio

Este año será la quinta temporada que la copa de España de Mondioring se celebrará bajo el auspicio de la RSCE, cinco años en los que la disciplina ha salido del rincón de unos pocos y se ha elevado a “los altares del pueblo”. Todo el mundo puede participar por igual, ya no hace falta ser de un club determinado, el nivel de los figurantes se eleva por momentos y los jóvenes empujan con nuevos estilos que suben unos peldaños el mondioring. Aún faltan escalones para que España esté al nivel de otros países, pero el camino está marcado y bien marcado 

Po Emer IGLESIAS

 

Síguenos

La Asociación Española de Mondioring, AEM, ya disuelta, fue el germen de la afición de esta disciplina en nuestro país. Organizaba sus propios campeonatos, “el mondioring no lo reconocía la RSCE, y competíamos primero en la AEM, luego reconoció esta disciplina el Club del Pastor Belga, CEPPB, y ya comenzamos a competir en este club”, indica a LADRIDOS, Rafael Gutiérrez, un histórico de esta disciplina, que ha pasado por todas las etapas de la competición y ahora lo hace con la RSCE.

Gutiérrez, que comenzó en Madrid con el emblemático Ángel Mariscal, ha llegado a “subir” a tres perros diferentes al grado III de esta modalidad de competición canina. Su mejor recuerdo de sus años compitiendo es haber alcanzado la Copa de España por el CEPPB, “es una satisfacción de muchos años de trabajo y de ayuda de mucha gente, el ‘mondio’ es un deporte que no lo puede hacer uno solo”, matiza.

Para algunos, en nuestro país hay un antes y un después de esta disciplina: la celebración del mundial en 2017 en Gorliz (Bizkaia), organizado por el club Txakur Bai, sobre todo por la oportunidad que supuso para que muchas personas descubrieran el deporte del mondioring.

Profesionalización

Pero el gran salto para comenzar a profesionalizarse esta modalidad fue que la Canina la reconociese como disciplina de perros de utilidad y deporte y cogiese los mandos, algo que se llevaba reclamando desde hace muchos años por el sector.

“Nos costó mucho que lo reconociese, había una Federación Española de Mondioring, FEM, pero no había posibilidad de salir de España. Era nuestra lucha para evitar favoritismos y discriminaciones, lo pedimos mucho, nos costó mucho, y cuando entramos en la Canina dijimos: bueno por fin”, señalan desde Los Guardianes, club de Jean Paul Correa que lleva más de treinta años inmerso en el mondioring.

Este deporte ha dado pasos de gigante, pero a juicio de Gutierrez aún queda por hacer: “nos faltan peldaños, estamos a un nivel bueno, pero podemos llegar a mucho más y llegaremos. Cuando sales a un mundial es cuando te das cuenta de dónde estás, exceptuando a unos pocos, a los demás nos falta mucho por aprender”, matiza.

Para este deportista de mondioring, que lleva dos años alejado de las competiciones y se dedica a ayudar y preparar perros a los que empiezan, una de las principales dificultades es la poca existencia de jueces en nuestro país. “Solo hay cuatro jueces en España de mondioring, lo que indica a qué nivel estamos, falta mucho más apoyo”.

También hay grandes diferencias en cuanto a territorios. Mientras que comunidades como Cataluña, Castilla y León o País Vasco van a la cabeza en esta disciplina, en el resto son pocos aún los aficionados a este deporte canino, lo que se traduce en pocas pruebas al año, o que para competir haya que hacer kilómetros.

El mondioring es una de las disciplinas más completas para el perro. A diferencia de otras que son más mecánicas, aquí “hay tanta variabilidad que los perros tienen que saber resolver en pista, no tienen que tener miedo a hacer cosas diferentes, tienen que tener la cabeza muy limpia, muy bien amueblada”, sentencia Rafael, que es propietario junto a su mujer Anabel Millón del club canino Lupus Shadow en Granada.

Para Ricardo Salazar, de Txakur Bai, el mondioring “es un deporte de selección de razas. Pueden optar todos los perros a practicarlo, pero realmente en competición siempre vemos a los malinois”, decía a LADRIDOS con motivo de la organización del Mundial de 2017.

También Gutierrez es de la misma idea, aunque él comenzó en el club de Mariscal con un pastor alemán. “Hay algún pastor alemán en las competiciones, pero se les ven enseguida las limitaciones físicas”, remarca.

Educación olvidada

En general, en el mundo de las disciplinas deportivas de perros hay una queja general sobre la falta de cultura canina en nuestro país. “El problema es que hoy por hoy en España al perro no se le respeta como ha pasado en otros países. Aquí nos dedicamos mucho al bienestar animal pero no nos dedicamos a la educación de esos animales. Con la educación se puede llegar mucho más allá con esos perros, más que con tanto animalismo”, indica Rafael Gutierrez.

Ahora con aires de cambio en la subcomisión de la RSCE, esta quinta temporada “va a ser la mejor, estamos en una etapa buena” señalan desde Los Guardianes.

Pin It