1638354

Síguenos

El confinamiento sanitario

puede afectar al sector canino

suspendido

La pandemia mundial que estamos sufriendo, y que nos mantiene en casa recluidos por el estado de alarma, lleva aparejada una fuerte crisis económica que, según los expertos, será más dura que la de 2009. Las ayudas económicas y las medidas de las administraciones, más o menos eficientes o suficientes, ayudan a paliar el parón, pero dificilmente llegan al mundo canino, un mundo que se mueve en un alto porcentaje por fuera de los cauces establecidos o fiscales.

Síguenos

Desde luego hay que diferenciar entre los cientos de adiestradores que se multiplican por las redes sociales, que trabajan sin legalizar absolutamente nada y que sus fuentes de ingresos son cursos sin ninguna regulación, de los centros caninos con todo en regla, con actividad diversificada entre las que también hay residencia u hotel canino, y las organizaciones caninas que alglutinan a criadores y que son las que organizan las grandes exposiciones  y competiciones. 

Los campeonatos de España que se tenían que haber celebrado este mes ni qué decir tiene que son una fuente de ingresos suculenta para muchos participantes. No por la participación, que muchas veces supone grandes gastos, sino por los beneficios derivados de los resultados.

Los campeones de cualquier evento lo anuncian a bombo y platillo y enseguida se ofrecen a clubs, asociaciones, adiestradores de poca reputación o a criadores para sacar su tajada del éxito de su perro.

En negro

Seminarios de como mucho un fin de semana en cualquier punto de la geografía española les supone pingües beneficios, la mayor parte de las veces, por no decir todas, en negro. Ingresos que no pasan por ninguna fiscalidad, que se hacen entre “amigos”, que se venden sin rubor por las redes sociales con carteles hechos con mucho marketing y con un lenguaje que ni ellos mismo saben definir con exactitud.

Los dueños de pequeños clubs con unos pocos alumnos, son su objetivo. Estos están convencidos de que llevarlos un fin de semana y pagarles 1.500 euros bajo cuerda, les va a subir su estatus.

Pero ahora todo cambió. El coronavirus además de paralizar el mundo, ha paralizado los ingresos en negro. No hay nada que rascar, solo esperar a que esto pase y ver quién aguantó el tirón.

Los expertos dicen que el COVID-19 ha cambiado el mundo y que ya nada volverá a ser como antes. Quizás sea verdad, y de forma paralela puede que en el mundo del adiestramiento tampoco nada vuelva a ser como antes.

En el área de la formación, los que resistan, las escuelas grandes, saldrán adelante no sin alguna dificultad. Otros tendrán prácticamente que empezar de nuevo, y aquellos que estaban acostumbrados a buscar alumnos ingenuos con cursos y seminarios de dudosa formación, se tendrán que replantear su futuro.

Las competiciones volverán y los participantes y clasificados tendrán su oportunidad de demostrar lo buenos que son junto a sus perros. Pero seguramente sus expectativas posteriores ya no serán las mismas. El tiempo lo dirá.

En cuanto a las organizaciones caninas, este parón significa un mazazo, pero temporal. Todas han indicado que en cuanto sea posible, se reanudan las actividades. “Desde la Subcomisión de Perros de Utilidad de la Real Sociedad Canina de España os transmitimos el propósito de organizar la XXV Copa en España de Trabajo para Perros de Utilidad en cuanto sea posible. En estos momentos, como todos sabemos, nos encontramos en un estado de alerta que, en principio, durará hasta el día 11 de abril.

Campeonatos aplazados

Cuando el Gobierno de la Nación dé nuevas directrices, el Comité de Dirección de la RSCE anunciará la nueva fecha para la celebración de la Copa, que siempre sería un mes después de su anuncio para que los competidores tengan un mínimo de tiempo de entrenamiento y de preparación de la misma.

En el caso de que tuviera que realizarse en unas fechas de posibles altas temperaturas hemos contemplado, como opción pendiente de confirmar y con el fin de proteger a los perros del calor, organizar la Copa en tres días para respetar los descansos de los perros, con horario de rastros hasta las 11:00 de la mañana y los horarios de Pista a partir de las 19:30/20:00 a 22:30 (excepto el domingo que habría pista desde las 6:00 hasta las 11:00)”, ha comunicado la RSCE a sus socios.

Desde el Real Ceppa comunicaron la suspensión del Campeonato Nacional de Trabajo, CNT 2020,  el 11 de marzo, dos días antes de que se decretase el estado de alarma. “La Junta Directiva Nacional ha decidido -muy a nuestro pesar- aplazar el Campeonato Nacional de Trabajo 2020 a una fecha donde se pueda garantizar su celebración sin limitación alguna”, indicaron.

Y al día siguiente anunciaron la suspensión de todas las actividades programadas por el Club y sus delegaciones y ofrecieron a los socios “la posibilidad de solicitar la devolución de las inscripciones o mantenerlas para la próxima exposición o campeonato”.

 

TAMBIÉN EN LADRIDOS

 

 

Pin It