1723268

Síguenos

Malinois rotos por la moda

SOSmalis

“SOS Malinois España” rescata “malis” de perreras o protectoras y les busca hogar. En apenas cuatro años el número de pastor malinos registrados en la RSCE ha aumentado un 35,2% y se ha colado en el ranking de las 20 razas más numerosas de nuestro país, por delante de los caniches o border collie y codeándose con los bóxer, una raza de tradición en España. Este aumento desmesurado de una raza de perro con instintos difíciles de manejar por un particular ha llevado aparejado un incremento de los abandonos y ya es normal ver a “malis” en perreras o protectoras a la espera de un hogar.

Por E. IGLESIAS

Ante esto, surgió el proyecto SOS malinois España en julio, creado por tres personas de la mano de la policía local de Villajoyosa, Sonia Sánchez, guía canina de detección de drogas y adiestradora. Aunque la iniciativa ya tiene rodaje. Los inicios vienen de la protectora M.A.R. de Barcelona, que detectó que los abandonos de malinois aumentaban e hizo un equipo dentro de su organización, Sos Malinois España, centrado en ayudar a esta raza.
Sonia se incorporó como voluntaria en MAR, y hace tres meses se “independizó” e inició su andadura como proyecto dirigido especialmente al rescate de “malis”. “Nosotros trabajamos con perreras y protectoras y con gente que realmente quiera rescatar perros. No somos el vertedero que todo el mundo nos suelta a sus perros. Desde luego no podemos dar a un particular la oportunidad de que tenga una salida fácil si se cansa de su mali. A este tipo de gente siempre le decimos que no”, indica la policía a LADRIDOS.
Sos Malinois España no tiene instalaciones físicas. Funciona con casas de acogida. “Tenemos una red de voluntarios, profesionales de la rama cinológica. Hay gente que tiene escuelas caninas, que son profesionales de la educación canina, otros somos policías y tocamos lo que es la detección de drogas. Cada uno en la medida de sus posibilidades, como tenemos sitio donde tenerlos, cada uno dice, por ejemplo, yo puedo tener 3 o 4 cada vez, y vamos rescatando y colocando”.
Los integrantes de este proyecto se ponen en marcha cuando les avisan desde alguna perrera, fundamentalmente. “La gente nos contacta y nos dice soy el voluntario de tal perrera, acaba de entrar un malinois. Lo primero es testar un poco al perro, para ver los instintos del can y así vemos adonde podíamos enfocarlo. Si es un animal con muchos instintos podría ir a un bombero, a un grupo de rescate, a la Policía, que ahí hemos colocado alguno”.
No todos acaban en estas organizaciones. Los más tranquilos con instintos más bajos dentro de lo que es un “mali”, “pues a lo mejor podemos encaminarlo a lo que es un particular, que no es que vaya a dedicarle a un deporte, pero puede llevárselo a correr o es una persona activa”, matiza la presidenta.
El camino que recorren estos perros está muy marcado. “Primero pasan directamente a una casa de acogida nuestra desde la perrera. Para los que están lejos, hemos hecho un acuerdo con Animalaerea, y nos los traen”.
Una vez en la casa de acogida estarán unas dos semanas para testarlo, dos o tres meses para rehabilitarlo y luego sacarlo. Máximo casi un año. Más porque no aparecen adoptantes adecuado. “Muchos no son idóneos, es gente que quiere seguir con el rollo de la moda de los malinois o que quiere probar. Esto es una vida, con sentimientos, no se prueba”.
Por el momento Sos Malinois España cuenta con cuatro casas de acogida y algunos voluntarios. “Yo soy la que más recepciono, estoy en Alicante, en Villajoyosa. También está Mar que hace de voluntaria y casa de acogida en Girona. Y tenemos en Las Palmas de Gran Canaria, en Madrid, en Granada y en Campo de Gibraltar.
Eso sí, todos son profesionales del mundo canino con muchos años de experiencia. “De las cuatro casas de acogida hay tres veterinarias y cuatro educadores caninos adiestradores, modificadores de conducta. Hacemos la rehabilitación, entienden todos mucho de los perros de trabajo”.
Desde que se inició este proyecto ya han “colocado” a más de 30 malinois en sitios idóneos para ellos. Para la entrega han establecido una tarifa de 160 euros, en la que se incluye la esterilización.
Sus casos estrella son dos malis que pasaron de una muerte anunciada a trabajar felices junto a sus guías. Alpha tenía fecha de sacrificio en una perrera de Andalucía. Sonia se lo llevó a su casa. “Vimos que tenía un potencial increíble para detección de drogas. Un policía local de Getafe me llamó, le hice unos cuanto vídeos con detonaciones con pistolas para competiciones. Está adoptada y trabajando en su unidad canina.
Delta era una cachorrita de tres meses con la pata rota que estaba en la perrera de Almería. “No podían operarla. Decidimos ir a por ella. Luego cogió parvo. La operamos y generamos una factura de más de 800 euros. Hicimos camisetas y lo pudimos pagar. Ahora corre y está súper feliz, se ha quedado adoptada en mi casa y trabaja en mi grupo de rescate”

Pin It