1719462

Síguenos

 

Se buscan 10.000 perros para evitar su envejecimiento

perroviejos

The Dog Aging ha iniciado una investigación con rapamicina, sin efectos negativos para el perro, para comprobar si retrasa el envejecimiento de los canes. El proyecto, que durará unos cinco años, será el mayor estudio de envejecimiento en caninos. Los investigadores recogerán datos de los perros seleccionados, que vivirán en sus casas con sus dueños y seguirán sus  rutinas habituales. Pueden participar canes de todas las edades o razas, así como mestizos o cruces.  De entre los 10.000 perros que participen, alrededor de 500 tomarán una píldora contra el envejecimiento. El objetivo posterior  sería trasladar los resultados a humanos.

Por Carlos XESTAL

Síguenos

El Dog Aging Project, proyecto de envejecimiento del perro, DAP, es una colaboración entre investigadores de la Universidad de Washington y la Universidad de Texas A&M ideada para involucrar al público en la recopilación de datos para descubrir cómo los genes, el estilo de vida y el medio ambiente influyen en el envejecimiento. Su objetivo es conseguir que tanto perros como personas tengan buena salud por más tiempo y así retrasar su proceso de envejecimiento.

Cualquier perro, uno por familia, se puede apuntar a este proyecto. Los propietarios deben  completar una encuesta en la web del grupo de investigadores con información básica como raza, edad o donde duermen. Los seleccionados recibirán encuestas adicionales y un kit para recolectar la saliva para la prueba de ADN.

El único costo de participar en esta macroinvestigación es una visita anual a su propio veterinario para un chequeo y recoger muestras de sangre, orina y otras corporales a través de kits adicionales proporcionados por el proyecto.

De forma complementaria a unos 500 propietarios se les pedirá que sus perros, cuidadosamente seleccionados, participen en un estudio clínico para probar un medicamento llamado rapamicina que ya ha sido testado en ratones y se ha mostrado prometedor para extender su vida. 

En cuanto a sus efectos en perros, este fármaco, que se usa en humanos para prevenir el rechazo de los riñones trasplantados, ha sido probado en una pequeña investigación en 24 canes sanos de mediana edad, de los que una parte recibió un placebo y otra una dosis de rapamicina durante diez semanas. Los resultados mostraron una mejoría de la función cardíaca relacionadas con la edad en los perros tratados con el fármaco así como unos valores hematológicos dentro del rango normal, y no mostraron efectos secundarios a excepción de una pequeña disminución del volumen corpuscular medio, por lo que los perros seleccionados pesarán como mínimo 18 kilos.

Al reunir datos de una gran muestra de perros a lo largo de toda la vida los científicos pueden comprender mejor los “factores biológicos y ambientales que influyen en el envejecimiento” en ambas especies, indican los promotores de este trabajo. Si bien este tipo de estudios de gran población se realizan rutinariamente con humanos, el proyecto es el más grande de su tipo realizado con perros.

“Lo que aprendamos será potencialmente bueno para los perros y tiene un gran potencial para traducirse en la salud humana”, dijo el codirector del proyecto Daniel Promislow, de la Facultad de Medicina de la Universidad de Washington, en la presentación pública de la investigación.

Es decir, si los científicos encuentran un marcador genético para un tipo de cáncer en perros, por ejemplo, podría explorarse en humanos, lo que significaría un gran avance en el control de enfermedades.

Para el estudio, los perros vivirán en casa y seguirán su rutina habitual. Todas las edades y tamaños, purasangres y perros callejeros son bienvenidos a la investigación. Los propietarios completarán encuestas periódicas en línea y, además de la visita anual a su veterinario, existe la posibilidad de visitas adicionales para ciertas pruebas. Su bienestar será monitoreado por un bioético y un panel de asesores de bienestar animal.

Hay una gran cantidad de razones por las cuales los investigadores de media docena de universidades optaron por estudiar caninos, explica Promislow. “Los perros son variables, lo que significa que hay un gran espectro de diferentes razas, formas y tamaños para examinar. Sus vidas también se aceleraron, por lo que lo que llevaría décadas aprender en humanos se puede entender en los perros en solo unos pocos años”, matiza.

Debido a que el sistema de salud de los perros es “el segundo en sofisticación” después del de los humanos, “el estudio de su secuencia genómica a lo largo del tiempo puede proporcionar información valiosa sobre el envejecimiento humano”.

Los datos

5 años es la duración de esta investigación

500 perros serán los candidatos a probar el fármaco antienvejecimiento

23 millones es el coste del trabajo

24 perros han participado en una investigación que demostró la inocuidad del medicamento

1 visita anual al veterinario y envio de formularios en línea

Efectos en el Alzhéimer

La rapamicina podría ser una opción para evitar la pérdida de memoria relacionada con la edad en el flujo sanguíneo. Este hallazgo ofrece una vía para prevenir la demencia de Alzhéimer en algunas personas, señala la autora de la investigación que se acaba de publicar en la revista «Aging Cell», Candice Van Skike, de la Universidad de Texas. «El envejecimiento es el factor de riesgo más fuerte para la demencia, por lo que es emocionante que la rapamicina,  pueda ayudar a preservar la integridad de la circulación cerebral y el rendimiento de la memoria en los adultos mayores», afirma Seshadri.

Pin It