1829601

Síguenos

Cómo preparar la desescalada de los perros:

  “Menos atención y ratos de soledad"

 

ventanaEntrevista

 

Casi dos meses de confinamiento pasan factura a humanos y perros. Rosana Álvarez, veterinaria especialista en comportamiento animal nos da las pautas para salir del confinamiento de la mejor manera. Hay que ir preparando ya a los perros, para que tras la desescalada las conductas estresantes sean las menos posibles. Su primer consejo, no atender todas sus demanda de atención. Junto a ir dejándolos solos a ratos, marcar el inicio del fin o inicio de actividades o juegos de olfatos que hagan ellos mismos, son indicaciones que ayudan a no fomentar conductas ansiosas posteriores.   

Entrevista a Rosana Álvarez / veterinaria etóloga y directora de ETOLIA

     

 Por Emer IGLESIAS

 

Síguenos

-Casi dos meses de confinamiento. ¿Cambiaron los comportamientos de los perros?

-Al igual que ocurre en las personas, durante este tiempo de confinamiento los animales, perros y gatos, han podido cambiar su comportamiento: unos para adaptarse a la situación y quizás mejorar la frustración inicial y otros para empeorar debido a la mayor longitud de una situación frustrante.

-¿Ha notado más consultas por problemas con las mascotas?

-Nosotros somos un servicio veterinario de especialidad en medicina del comportamiento y hemos notado un parón al principio y quizás un incremento estos últimos días, supongo que por la conciencia de que la situación se alarga y de que es necesario tomar medidas también durante la cuarentena, sin esperar a que esta haya pasado, dada la incertidumbre de su fecha de finalización. También se nota la dificultad económica, hay personas que no acceden al servicio por ello.

-¿Los perros no entienden lo que pasa, o sí?

-Son conscientes de que ha habido un cambio importante y repentino en su entorno familiar, pero evidentemente no saben nada acerca de la causa. Este cambio produce frustración y estrés, conllevando diversas consecuencias en su conducta.

-¿Cómo les afecta dar paseos tan mínimos?

-De manera similar a nosotros, pero quizás aumentado, debido a que les falta cubrir una de sus necesidades básicas de comportamiento: ejercitar cuerpo y mente, olfatear y recibir sensaciones a través de los sentidos. Dependen de nosotros, si no se lo proporcionamos no lo tienen, mientras que nosotros podemos hacerlo cuando queramos (en la medida en que nos lo permiten actualmente).

-¿Es verdad que los ejercicios mentales pueden sustituir a sus carreras por el parque?

-No, pero es una manera de que mantengan la mente ocupada. Nosotros podemos hacer deporte en casa, pero los perros, a no ser que su familia viva en una casa con terreno, no podrán satisfacer esta necesidad. Por ello es importante controlar también la dieta y a la vuelta de la cuarentena no comenzar de manera abrupta con un ejercicio intenso, ya que su musculatura y sus articulaciones estarán desentrenados.

-¿Estamos los propietarios preparados para estar las 24 horas con ellos?

-Probablemente no, al igual que quizás no lo estamos para estar 24 horas con nuestra pareja o con nuestros hijos. Todo tiene un límite. El hecho de estar más horas al día y de manera continuada juntos conduce a mayores posibilidades de que existan conflictos y habrá que ser precavidos y estar preparados para evitarlos o para tomar medidas rápidas que los amortigüen o solucionen.

-Y los perros, ¿están preparados para estar las 24 horas con sus dueños?

-Esto dependerá del carácter y el temperamento de cada uno y de las personas de la familia. En algunos casos puede que estén contentos, siempre que se respeten unas rutinas de interacción y de actividades, y en otros puede que les resulte estresante, sobre todo en el caso de perros miedosos o muy independientes y en las familias en las que haya niños, si no se respeta la individualidad y el espacio del perro.

-A veces cuando los niños juegan con sus mascotas, en cierta manera los “maltratan”, ahora los perros no tienen tiempo de recuperarse y descansar. ¿Cómo les influye?

-Bueno, yo no utilizaría ese término, los niños son niños y dependiendo de su edad no estarán preparados para gestionar y manejar sus emociones y menos en una situación excepcional como es esta. Sí es fundamental que sus mayores intervengan para asegurar que se respeta el espacio vital del perro y proporcionar a este un lugar y un tiempo al día en el que puedan descansar y permanecer alejados si así lo desea o necesita. De no ser así, la situación puede desembocar en problemas emocionales graves como el estrés, la ansiedad o el miedo y, en algunos casos, terminar en una mordedura, creándose un problema que anteriormente no existía o agravándose el que hubiera.

-Los dueños nunca vivimos confinados. ¿Les transmitimos nuestro estrés?

-Todos sufrimos esta situación, y los animales de compañía no son menos, dado que son miembros de la familia. No es lo mismo levantarse por la mañana con un rostro sonriente y emociones positivas que con cara enfadada y emociones como la frustración, la rabia o el miedo. Nuestro perro lo sabrá porque nos observa y nos interpreta y tiene que permanecer a nuestro lado y encerrado las 24 horas del día.

 

-¿Será posible que vuelvan a la normalidad?

-La normalidad entendida como tal tardará tiempo en llegar. Todos nos adaptaremos, aunque algunos llegarán con secuelas y necesitarán diagnóstico y terapia, tanto los animales como las personas. Esto dependerá del temperamento y de la situación particular de cada individuo y de cada familia.

GuardianesJunio

 

-Cuándo llegue la desescalada, ¿cual es la primera dificultad para los perros?

-Posiblemente las más importantes que yo veo sean la vuelta a tener que quedarse solos y a la introducción en entornos poblados, ya que es muy probable que se produzcan de manera abrupta, de manera que es mucho más difícil la habituación y adaptación a esas nuevas rutinas.

-¿Es posible que presenten problemas de comportamiento?

-Es muy probable que se presenten, que continúen o que se agraven algunos problemas, debido a la vuelta a las rutinas habituales o que mejoren algunos que se hayan creado durante la cuarentena al poder volver a disfrutar del ejercicio, la dispersión y el contacto social.

-¿Cómo los podemos ir preparando en los días que quedan de confinamiento?

-Podemos ir introduciendo rutinas fijas, si no lo hemos hecho ya, mediante el uso de la señalización del inicio y fin de actividades, como el juego, el paseo, el descanso, el estar solo. Podemos promover que el perro pase tiempo solo usando juegos de olfato, juguetes que se rellenan de comida o masticables, entrenamiento con refuerzo positivo de la permanencia en su sitio o en otra habitación, de salidas progresivas hacia la calle o hacia el garaje de casa dejándole solo en casa. No se debe forzar, por supuesto. Es muy importante premiar los momentos de calma y relajación y no satisfacer las demandas de atención por parte del perro para no fomentar conductas ansiosas más adelante.

-La ansiedad por separación, ¿será algo generalizado?

-Era ya un problema muy generalizado en nuestra sociedad y ahora no va a ser menos. Generalizado o no, dependerá de cada caso, que siempre deberá ser valorado por el veterinario de manera individual, ya que los animales son todos diferentes y las circunstancias en la que viven también. No se pueden seguir directrices derivadas de escuchar a otras personas o de leer en internet, se debe acudir a un veterinario etólogo.

-¿Cómo le haremos frente?

-Buscando y solicitando asesoramiento profesional, este es el mejor consejo, si no queremos que el problema se agrave y se perpetúe. Un veterinario etólogo es la opción más adecuada.

-Entre los problemas de comportamiento y la maltrecha economía, ¿se producirán más abandonos?

-Las posibilidades de abandono están siempre ahí, de hecho el número de perros y gatos abandonados por problemas de comportamiento es elevado siempre. Hay temor a que se produzcan abandonos y a que se dejen de lado los tratamientos preventivos, como vacunaciones y desparasitaciones, o los procedimientos diagnósticos y terapéuticos de enfermedades emergentes o crónicas.

-La educación canina ¿ahora será más necesaria que nunca?

-Es necesaria siempre, tanto para el buen desarrollo y equilibrio físico y psíquico del animal, como para la vida en familia y en sociedad. Es una actividad que debería practicarse en todo momento, estemos o no estemos confinados. No debería ser algo que surgiera ahora a raíz de estar 24 horas juntos, sino que hay que entenderlo como una necesidad básica de los perros, al igual que los niños van al colegio.

AdiestramientoValencia

-El hecho de estar en casa tanto tiempo con ellos, ¿puede suponer un cambio en la cultura hacia el perro?

-Ojalá lo suponga, pero soy de la opinión de que solo estudia y aprende el que tiene interés y esta situación no tiene por qué hacer cambiar a la gente. Con el tiempo pasará y se habrá olvidado y los problemas de la sociedad continuarán siendo los mismos.

 

Pautas para preparar el desconfinamiento

  • Introducir rutinas fijas
  • Señalización del inicio y fin de actividades.
  • Pasar tiempo entretenido jugando solo
  • Con juguetes de olfato, como los que se rellenan de comida.
  • Permanencia en su sitio
  • Entrenamiento con refuerzo positivo para que esté en el sitio aginado para él.
  • Ratos solo en otra habitación
  • Con premios, siempre sin forzar.
  • Momentos de calma
  • Muy importante premiar estas situaciones.
  • Menos atención
  • No satisfacer sus demandas de atención para no fomentar conductas ansiosas posteriores

 

Pin It