1473941

Síguenos

Los perros militares

de intervención no esperan

una orden para actuar


defensa

 

La Escuela Cinológica  de la Defensa ( ECIDEF) proporciona una formación de élite a los perros de las unidades caninas de las Fuerzas Armadas españolas, especialmente a los canes de intervención que aprenden a ser autónomos y a decidir ellos mismos cuándo actuar sin esperar la orden de su guía. Saltar en paracaídas, trasvasar de un helicóptero a una nave en el agua, neutralizar a los sospechosos o malvados, recuperar rehenes… son algunas de las acciones de los perros militares. .

Por Emer IGLESIAS

 

Síguenos

Cada año, el Centro de adiestramiento de Defensa, donde se forma a todos los canes de las Fuerzas Armadas españolas, organiza los cursos para preparar a los nuevos perros y a los nuevos guías que se incorporarán a los tres ejércitos, a la Guardia Real o a la UME. Las plazas son muy escasas “para la gran demanda que tenemos. Son los ejércitos los que se reúnen y dicen las plazas que necesitan, nosotros distribuimos a los grupos y organizamos los cursos, hay una gran demanda y espera”, señala a LADRIDOS la coronel María Isabel de Martín y Celemín, responsable de este centro.

Todos los perros militares tienen que pasar por este centro, donde está “el mejor personal que pueda tener un equipo canino”, indica Celemín. En la actualidad hay un equipo de 22 adiestradores en plantilla, especializados cuatro en explosivos, tres en droga, tres en artefactos improvisados, dos en búsqueda y rescate, tres en seguridad y rescate y tres en intervención, además de dos en cría e investigación y un jefe de grupo, algunos de ellos con 20 años de servicio formando a guías y perros.

Aunque cada adiestrador militar es especialista en un área, “todos están especializados en todo, pero para dar los cursos los pongo en grupo”, matiza la coronel.

Cada uno de estos formadores tiene tres perros: el primero operativo hecho al cien por cien; uno segundo de repuesto también preparado al 100% y un tercero en formación. “Están continuamente en formación, se practican nuevos métodos de adiestramiento, tienen que tener sus propios perros y comprobar si su formación llega a perros resolutivos en los cinco meses que dura el curso”, relata el mando del Centro de Adiestramiento.

No es muy normal que se produzca una vacante en este equipo de instructores, pero si hay alguna baja ya sea porque el militar asciende, por situaciones personales como un nuevo destino más cerca de su tierra, porque quiera mejorar o incluso porque abandone el ejército, se publica la vacante y lo primero que se exige es que tenga el curso de especialidad impartido en el centro. “son puestos de libre designación”.

Búsqueda  y rescate

En plena época de formación, las extensas dependencias de La Escuela Cinológica  de la Defensa ( ECIDEF), en el castizo barrio madrileño de Carabanchel, se llenan de ladridos, perros y guías.  El primero en “actuar” y realizar su ejercicio es un agente militar de cuatro patas en formación para búsqueda y rescate.

En una nave llena de escombros, con túneles de tubos derruidos, corrientes de aire simuladas, ruidos de sirenas o humo entre espacios intransitables, un mali recibe la orden “busca” de su guía y se lanza sin pereza por encima de los restos de edificaciones. Tras varias vueltas olfateando todos los rincones, se para y se lía a ladridos en una zona de difícil acceso. Allí hay una persona enterrada a la que ha conseguido salvar la vida. Ajeno a que alguien casi rozó la muerte, busca su premio: un mordedor que le lanzan al aire su adiestrador.

Intervención, la élite

En una pista de césped, en la que dan ganas de tumbarse a tomar el sol, le toca el turno a un soldado destinado en operaciones especiales con un perro ya formado de intervención, de los que actúa por su cuenta sin esperar la orden. El guía le enseña a ir entre sus piernas mientras que avanza apuntando con su arma. Tras inspeccionar una zona ordena al perro colocarse a su lado, lo que el malinois realiza con gran exquisitez.

El soldado presigue su misión y tras lanzar un disparo al aire y dar la orden “dentro” sale corriendo en busca de los malvados con el perro colocado entre sus piernas, en actitud de defensa de su guía y totalmente activado por si tiene que actuar. No encuentran a nadie y acaba el ejercicio. Como si se hubiese dado a un interruptor, este agente canino castrense se relaja y juega por el césped junto a su binomio militar.

Guarda y defensa

Es la hora de un perro en adiestramiento. En este caso un cachorro que se prepara para guarda y defensa, también malinois, entra en la pista verde junto a su guía, una militar totalmente concentrada en la formación de ambos.

Mientras que van inspeccionando el terreno, aparece un “malvado” que quiere abalanzarse sobre la vigilante. El animal no duda, primero en amedrentar al atacante mientras se le ordena que suba las manos y, cuando recibe la orden, lanzarse a neutralizar al malvado. Ha finalizado su ejercicio con nota y recibe su premio: una pelota verde que nadie piense ni en tocarla. Junto a su guía y  pelota en la boca sale de la pista todo feliz.

Operaciones especiales

Tras pasar un patio hay una nave que parece transportarnos a un polígono industrial. Al entrar sorprende la gran instalación preparada para que los perros aprendan lo mejor posible. Pasillos, puertas, habitaciones complemante equipadas, muebles, patios, suelos de diferentes texturas con huecos y agujeros y también en paredes donde esconder cualquier cosa. En un salón, con todo tipo de muebles, mesas, tv, sillas, sofá… y un intruso con un arma dispuesto a delinquir.

Dos efectivos de las fuerzas especiales castrenses junto a su perro recorren pasillos y estancias una por una, hasta que al abrir una puerta el soldado de cuatro patas huele al malhechor y se lanza sobre él sin miramiento y sin que el disparo lanzado por el sospechoso lo detenga. Lo neutraliza en el suelo y espera a su guía que se lo lleva detenido mientras él controla que el malo no se escape. Una vez fuera recibe su premio, otro perro feliz que acaba su ejercicio.

Cachorros

En la zona de cría ahora no hay cachorros pequeños, pero sí medianos que ya han comenzado su formación en obediencia y detección. Saltan y brincan con gran alegría y los colores de un panel lleno de rulos es su objetivo. Uno de ellos, la perra de la “jefa”, como la llaman los demás, entra a marcar donde han escondido la sustancia.. Para hacer el ejercicio, la coronel pasa y la cachorra se vuelve loca literalmente, pero cuando se acerca al panel se pone en modo trabajo y marca enseguida el cubilete azul.Se lleva su premio, y vuelve a saltar y brincar. Para los cachorros de unos tres meses han realizado un pequeño circuito con cuestas, pasarelas, escalones o puentes móviles con objetos ruidoso.

Galerías subterráneas

También tienen una nave totalmente oscura y negra en la que si entras es difícil salir. Con cámaras observan cómo los perros buscan en estancias que simulan pasadizos y laboratorios subterráneos.

Explosivos a distancia

En una pista de atletismo entrena un pastor negro de belleza espectacular. Se prepara para detectar artefactos a distancia improvisados. Su guía le manda buscar en un grupo de maletas ubicadas a más de 50 metros. El can sin ningún problema corre, las olfatea hasta que se detiene, sin tocarlas, junto a una de ellas y espera la orden del soldado para volver a toda velocidad a por su recompensa. Otro agente militar de cuatro patas bien preparado para el trabajo junto a su binomio castrense.

En total seis perros de los 20 que en febrero han comenzado su formación de cinco meses para licenciarse como personal castrense de las Fuerzas Armadas.

 

Requisitos y evaluación

Todos los perros de las Fuerzas Armadas Españolas pasan para su preparación castrense por este centro, donde llegan sin ninguna especialidad.  Son los Ejércitos los que deciden quienes acuden a los cursos, guía y perro. El Centro de Adiestramiento de Defensa pone requisitos solo para los alumnos de intervención: que el guía esté destinado en operaciones especiales y que además tenga hecho el curso específico de operaciones especiales.

 

Además, todos los perros tras ser aprobados en sus respectivos cursos y ser operativos en el Ejército de procedencia deben pasar una evaluación anual posterior en el Centro de Adiestramiento, o a través de los propios instructores de los diferentes Ejércitos, para demostrar que sigue operativo en sus funciones.

 

Formaciones en marcha:

3 febrero, fecha de comienzo

6 perros en búsqueda y rescate

8 perros en drogas y estupefacientes

6 perros en detección explosivos y artefactos improvisados

 

Cursos complementarios

-Figurante

-Progresión vertical

-Cinotecnia

-Instructor

XVII Carrera de Guías Caninos (22 de mayo 2020)

Además, el Centro Militar Canino de la Defensa organiza la Carrera Anual de Guías Caninos, que este año será el 22 de mayo. Persigue, como principal objetivo, el encuentro de las unidades caninas de las Fuerzas Armadas y Cuerpos de Seguridad de distintos puntos geográficos en un ambiente festivo de camaradería y compañerismo, contando con representantes de los diferentes Ejércitos, de la Guardia Real, de la Guardia Civil, Policía Nacional, Policía Municipal de Madrid y otras Policías Locales de la Comunidad de Madrid.

La carrera se desarrolla de forma que el guía y el perro superen, de manera conjunta, una serie de obstáculos, con el fin de valorar la cohesión del equipo canino. La velocidad, resistencia y la compenetración del equipo hombre-perro son los elementos fundamentales para completar el recorrido.

La participación, que puede ser individual, (en la modalidad masculina, femenina o veterano) o formando parte de un equipo, se debe hacer con el uniforme de trabajo reglamentario, botas incluidas, siendo optativo el uso de la prenda de cabeza. El equipo estará formado por todos los integrantes de cada unidad. Los veteranos deben poner su categoría.

El plazo para inscribirse aquí en la XVII edición es hasta el 12 de mayo. Podrá inscribirse cualquier equipo canino perteneciente a las FAS, Guardia Civil, Policía Nacional, Policías Autonómicas y Policías Locales.Desde el día 4 de mayo las instalaciones ya estarán preparadas y los participantes pueden ir a entrenar con sus perros. Ademas,  los equipos procedentes de otras unidades pueden solicitar alojamiento para sus perros en las instalaciones del CEMILCANDEF, que se concederá si es posible.

 

 

CanadaNegro

{article title="Bielorrusia: la élite de los perros militares"}[link][title][/link]
[image-intro]
[text limit="400" strip="1"]
[readmore]{/article}

 

TAMBIÉN EN LADRIDOS

 

Pin It