1937629

Síguenos

 

Criaderos ilegales: Rumba murió a los seis días

RUMBA

Las denuncias a centros de venta abundan en las redes sociales. La penúltima a cachorrosnacionales.es, un “criadero” de Seseña contra el que muchos compradores levantan su voz porque sus cachorros, enfermos, no llegaron ni a la semana en casa. El tráfico ilegal de perros mueve al mes en España miles de animales en condiciones penosas.Muchos mueren al poco de ser comprados. Nada es real: ni las vacunas, ni el origen, ni la edad, ni el chip, ni el alta en el Colegio de Veterinarios… lo que hace imposible conocer la cifra real de este mercado de contrabando. El Seprona rescata una y otra vez cachorros que las mafias reponen sin problema en un mercado que mueve 2.200 millones al año. La connivencia con veterinarios, que suelen ser del mismo centro, según denuncian organizaciones animalistas, agudiza la situación.

Por Óscar REKALDE

Rumba era una cachorrita de la raza beagel. Estaba en el centro de cría cachorrosnacionales.es ubicado en Seseña, una gran tienda especializada en la venta de perros de procedencia nacional con clínica veterinaria incluida: Sesevet. Rumba aún no tenía nombre, pero su futuro estaba a punto de cambiar. El tres de octubre alguien se interesó por ella y abandonó las instalaciones de un centro que acumula cientos de comentarios por su mala praxis destino a su nuevo hogar. Cayó como del cielo, conmovió corazones y el primer día ya era una más.
Estaba feliz, jugaba y saltaba junto a sus nuevos dueños pero no había forma de que comiese, “aunque le diésemos el alimento con la mano, no quería, pensamos que era por la vacuna que me dijeron que le acababan de poner, relata a LADRIDOS, Paula, su dueña que solo la disfrutó tres días. “Llegó a casa el día 3 por la noche supuestamente con todo los papeles en regla, y el 6 estaba de vuelta en su clínica Sesevet, murió allí el 9, tenía parvovirus”, relata la propietaria.
Por Rumba pagaron 250 euros€ a un centro que no dudó en cuanto certificó su fallecimiento en ofrecer otro perro para sustituir a Rumba. “Lo primero que me ofrecieron fue otro can, es una vergüenza lo que hacen, que son seres vivos!, después de quejarme y estar dispuesta a denunciar, ahora me dicen que me devuelven ‘como caso excepcional’ 120 euros y corro yo con los cargos veterinarios”.
Paula no está dispuesta a que esto quede así, ya ha ejercido sus derechos y ha avisado y puesto una reclamación en todos los sitios a su alcance: Consumo, Policía Loca, Seprona, Guardia Civil…
Lleguen a buen término o no estas acciones, el corto futuro de Rumba ya está escrito con punto y final. Solo estuvo tres días fuera de su cautiverio. Y aunque tenía puesto un chip el mismo día 3, el centro insiste en que no se puede dar de baja porque no estaba dada de alta, una irregularidad más que enmascara las cifras reales de muerte de perros ilegales en nuestro país.
Rumba no fue la única víctima de una crianza, cuando menos dudosa. En las reseñas de Google sobre cachorrosnacionales.es hay más casos. María Romero perdió a su cachorro a los días de recogerlo; José Flores adquirió un Pomerania por 800 euros y enseguida enfermó con parvovirus y cornivirus y murió. Aida Megaro perdió a su perra a los pocos días, aunque se gastó lo imposible por salvarla; a David Jarama Plaza se le murió a los 14 días su perro en sus brazos desangrado a causa de un edema pulmonar, hipertensión y problemas cardiovasculares, algo que sabe porque consiguió llevarse el cuerpo a la Universidad Complutense para realizar la necropsia; Jaqueline Nunes perdió a un bichón maltés a los siete días de llevarlo a casa… y así una larga lista.
En su página web el centro afirma “Aportamos todos los cuidados necesarios, para que recibas un cachorro sano y feliz”, algo que ponen en entredicho algunos compradores. Los perros se entregan con una “garantía” de ocho días, que únicamente significa que facilitan otro cachorro en caso de muerte. Algunos propietarios hasta dudan de que realmente les pongan los tratamientos necesarios, “les sale más barato cambiar el cachorro, seguro que no les hacen nada, a mí ni me dejaron verle mientras que estaba ingresado, solo me dijeron que había fallecido por el parvovirus, una vergüenza”.
En España, según estimaciones de las organizaciones animalistas, el 42 por ciento del comercio de perros es ilegal, “los traen en camiones de Europa del Este, vienen enfermos, les hacen falsos papeles con otra edad, si se muere se repone como un objeto, es un negocio redondo. Incluso algunos criadores ‘completan’ sus camadas con este tipo de animales”, indican a LADRIDOS fuentes de FAPAM, la Federación de Asociaciones Protectoras y de Defensa Animal de la Comunidad de Madrid, presidida por Matilde Cubillo.
Un mercado que mueve al año en nuestro país más de 2.200 millones de euros y que tiene en una falta de regulación rigurosa su principal escollo para acabar con la trata de animales

Garantía de “cambio”
La garantía cubre, en caso de defunción en los 8 días siguientes a la compra, el “cambio” por otro y los gastos veterinarios en ese plazo en una clínica de su propiedad. ¿Es rentable para el criadero tratar a sus perros enfermos? En conversación con la familia de Rumba, que exige el reembolso económico por un cachorro que ya vendieron enfermo, un portavoz del criadero aseguró que son los dueños los que corren con los gastos sanitarios de sus mascotas porque en caso contrario “la tienda perdería dinero”.

Pin It